lunes, 21 de febrero de 2011

Alem y Lavalle

Una linda esquina de Rafaela. Siempre que paso en el auto me quedo mirando esa vieja casona de dos plantas, que cuando era chico recuerdo que habia un "boliche" en planta baja, de esos que solo acudían hombres, se jugaba a las cartas y se sentía de afuera el aroma a anis y ajenjo. Hoy el bar no está y hay un comercio mas moderno, se ha pintado la parte baja del mismo, pero unos metros arriba deja apreciar como era aquella construcción. Cuantas historias se esconden en cada esquina. La semana pasada hice una pausa, me detuve y lo dibujé con mi Lamy a tanque y posterior agregado de acuarela negra en caderno A5.

1 comentario:

Ricardo dijo...

Felicidades ,Diego un maravilloso trabajo tanto en pintura como en la forma de describir la vivencia tuya de esta casa,espero seguir leyendo cosas asi, un saludo.